Primeros consejos Mujeres conversación de citas

Cuando se trata de las primeras citas, no hay nada que pueda impresionar salga mejor que los primeros minutos de conversación encantadora. Los iniciadores de conversación de la primera cita perfecta pueden marcar o romper su primera cita, y la mayoría de las veces, puede que ni siquiera se dé cuenta. 16-abr-2020 - Explora el tablero de Lídia 'Consejos para la primera cita' en Pinterest. Ver más ideas sobre Consejos para la primera cita, Primeras citas, Cena romantica en casa recetas. A finales de la década de 1930, la revista Click Photo-Parade publicó una serie de recomendaciones para que las mujeres solteras fueron exitosas en el ligue.. No emborracharse. Según los estándares de 1938, las mujeres no debían beber pues «se volvían tontas».Además, pocas cosas eran peores que «terminar desmayada por el exceso de alcohol» y que «tu cita jamás volviera a llamar». 1. Por Qué Las Páginas de Citas Tienen Tanto Éxito En los Estados Unidos. Nuestro mundo se ha vuelto cada vez más rápido. Muchas personas trabajan mucho para lograr sus objetivos profesionales, y esto hace que el amor suele quedarse por el camino.. Cuando trabajas toda la semana, seguramente no quieras pasar las noches en los bares y discotecas del centro de la ciudad, emborrachándote y ... Otras veces, estás ocupado tratando de presentarte a muchas personas a la vez, por lo que es difícil elaborar un mensaje perfecto para cada una de ellas. Para ayudarte a inspirar tus propios mensajes y darte un punto de partida, hemos preparado algunos ejemplos de primeros mensajes de citas online que puedes elegir. Las primeras citas son importantes. Si lo estropeas, podrías arruinar tus posibilidades de algo grandioso. Estos primeros consejos de citas para mujeres le ayudarán a romperlo. Todos sabemos lo importante que son las primeras impresiones. Aunque a todos nos han dicho que no juzguemos demasiado pronto, simplemente no podemos evitarlo. Cómo iniciar una conversación mientras citas en línea. Con tantos ejemplos de citas en la web, es difícil medir cuál es la manera correcta o apropiada de hablar con las mujeres en línea. Aprender a comprometerse y a responder son componentes vitales para el desarrollo de las relaciones en línea. Ya sean casuales, amigables o más serios. 17-jul-2017 - Los consejos para hombres más importantes que debes tener en cuenta para que la cita sea un completo éxito. Y te lo dice una chica… . Ver más ideas sobre Primeras citas, Consejos, Hombres. Los estudios han demostrado que las mujeres se sienten más atraídas a las citas que provocan temas de conversación que muestran curiosidad e inteligencia, no charlas ociosas. Pero para muchos de nosotros, el concepto de encontrar temas de conversación profundos y estimulantes en la primera cita es más un desafío que intentar planificar ... Consejos primeros Fecha de conversación para las mujeres No importa si una mujer va en una cita a ciegas o, finalmente, salir con un amigo de muchos años, las primeras citas pueden ser difíciles. Presión sobre las posibilidades en el futuro, junto con el rechazo frente potencialmente contribuiría a una sit

Fuí funcionario publico y terminé dándole trabajo a una porquería de persona [Segunda Parte]

2020.04.15 07:34 el_tarolas Fuí funcionario publico y terminé dándole trabajo a una porquería de persona [Segunda Parte]

Mi sueño se cumplió, sin tener ninguna formación profesional, sin ni siquiera haber pisado nunca una Universidad, incluso sin haber terminado el bachillerato, desde el día uno de mi gestión como alcalde me convertí en el “Licenciado”. La primera vez que me extendió la mano y me dijo: Bueno días Licenciado. Estuve a punto de corregirle y decir: No, no soy licenciado, no supe que decir, quise corregirle, pero no pude, me tomó totalmente por sorpresa, tomé su mano, me tragué mis palabras y solo pude decir: bu buenos días.
Apenas era el segundo día transcurrido desde mi toma de posesión, el Cacique de pueblo fue el primero en venir a buscarme con el pretexto de felicitarme por mi triunfo, en realidad venía a cobrarme el favor. Mi primera acción como alcalde no fue resolver un problema comunitario, tampoco fue revisar las carencias del pueblo, mucho menos algo relacionado en favor de la comunidad, mi primera acción como alcalde, fue investigar aquí y haya como agilizar y resolver los asuntos del Cacique del pueblo.
Como alcalde tenía asignado un vehículo, una modesta camioneta, si bien se encontraba en buenas condiciones, no era de modelo reciente, dentro del personal administrativo y de confianza había un viejo amigo de mi padre, compañero de las borracheras cuando vivía mi padre. Diez años atrás, Arnulfo conducía borracho con su familia rumbo a Monterrey, al derrapar su camioneta se salió del camino y cayó en una zanja, su hijo menor fue el único que perdió la vida en aquel accidente, nunca más volvió a beber. Arnulfo hombre muy campechano y dicharachero, se desempeñaba como chofer, con 56 años de edad, Arnulfo estaría al servicio de mis traslados. Siempre, antes de subirme a la camioneta, lo saludaba lo más cerca posible, intentando percibir su aliento, Arnulfo con ojos de arrepentimiento y de chinga tu madre, me regresaba el saludo. Mi desconfianza hacía Arnulfo no duró mucho tiempo, comencé a llevar a mi Madre a Monterrey desde el tercer día como alcalde, tener un puesto público me habría las puertas y preferencia en los hospitales públicos y algunos privados. Al no poder ausentarme continuamente por ir a Monterrey, le encomendé a Arnulfo los traslados de mi madre siempre acompañada por 2 de mis hermanas, como yo aún no cobraba ni la primer quincena, los gastos de los traslados corrieron a cargo de municipio, me dije a mi mismo: “En cuanto cobres tu primer cheque, repondrás el dinero”, eso nunca sucedió.
Habían pasado unas cuantas semanas, estuve realizando visitas a los diferentes oficinas y corporaciones del municipio, saludando y conociendo a los diferentes funcionarios que tenían a su cargo las mimas, todos muy lambiscones por supuesto, esperando no perder su chamba, yo aún no sabía que método utilizar o como decidir a quien quitaba y mucho menos a quien ponía, todos los amigos del pueblo venían a saludarme a mi oficina, no podían ocultar su interés, en entre abrazos y felicitaciones la conversación siempre se dirigía a la pregunta: ¿Y ya sabes a quien vas a poner en la _________ de jefe?. Dentro de todas las dependencias que tenía el municipio, la última que visité fue la Casa de la Cultura, una casucha vieja, descuidada, con algunos adornos por aquí y por allá, recuerdos típicos de épocas pasadas, fotos de alcaldes, gente ilustre, personajes supuestamente importantes que yo no conocía o de los que nunca en mi vida había oído hablar, me recibió el Director de la casa la cultura en persona, me extendió su mano y me dijo: Mucho gusto en conocerle Licenciado, mi nombre es Crescencio Garza, y aquí está mi renuncia con carácter irrevocable, espero la acepte, por mi dignidad, no voy a seguir más sirviendo de títere para esa gente. Sin saber ni que, volteé la mirada hacia Arnulfo que se encontraba justo detrás de mi. – Ahora no lo entiendo señor Licenciado, pronto usted mismo se dará cuento a que me refiero –. Dejo salir un gran suspiro, se puso el sombrero, silbando comenzó a andar a paso lento calle abajo, se notaba muy sereno, quitándose un gran peso de encima. Volví a mirar a Arnulfo buscando alguna una explicación, Arnulfo impávido, respondió:
En el pueblo era un secreto a voces, todos sabíamos de las andadas de “Don Cacique”, pero a pesar de eso, lo veíamos como un miembro de la comunidad y además gracias a las aportaciones de Don Cacique había muchos cambios y progresos en el pueblo, así que todo mundo preferíamos voltear la mirada para otro lado, y pretender que no había nada de malo, -Haya él y sus negocios-.
Las palabras de Arnulfo me desconcertaron, pero había otros problemas más importantes que resolver, por lo pronto había que conseguir alguien que quisiera tomar el puesto y la dirección de la casa de la cultura, dónde podría conseguir alguien que además de tener el perfil, quisiera aventarse, tomar el puesto y además, estar dispuesto a ganar poco.
Esa noche le estuve dando vueltas al asunto, mi esposa me dijo que primo de Monterrey vendría unos días al pueblo porque tenía otro evento que había conseguido gracias a lo bien que le salió la fiesta de los XV años. Además de “Don Cacique”, ya éramos más los que nos vimos beneficiados por la dichosa fiestesita. A huevo! Grite, mi esposa tiró el café, -Pos que te pasa!- -El muchacho del video, luego te explico-
Muy temprano le llamé a mi primo para pedirle los datos del muchacho, me contó que ya no trabajaba para él, después de lo del video me dijo que se empezó a poner muy mamón: -Pues un día le hablé y le dije que el video que él editó lo pasaron en un medio local y que había gustado mucho, que habías ganado la elección, al morro ni le entusiasmó la noticia, por el contrario, me acuerdo que le prometiste chamba si quedabas, yo le hablé acá todo emocionado, y el morro muy mamón me dice: aahh órale pues que chido, de ahí se empezó a portar muy mamón, como que no le gustó que yo le haya pedido casi a huevo que te ayudara con el puto video, a los dos días me renunció-. Aún así me pasó el teléfono del morro con la advertencia de: Ahí tú sabrás, es medio mamoncito el morro, pero pues es de confianza, ahí tú vele.
Le dejé los datos del chavo a mi asistente y le pedí que se comunicara con el muchacho: -dígale que lo necesito ver lo antes posible en la Casa de la Cultura del Pueblo por favor, que es algo muy importante, y dígale que yo cumplo con mis promesas. Con las referencias que me había dado mi primo, pensé que el chavo no se iba a presentar. Acudió a la cita en la Casa de la Cultura, llegó puntual, le aventé un discurso de lo que había pasado, de que me parecía que era valioso, y le prepuse ser Director de la Casa de la Cultura, haciéndole saber que no había mucha paga pero tendría a su disposición un vehículo del municipio para sus traslados, el pueblo es chico, pero para su edad, sabiendo que acababa de terminar su carrera universitaria en proceso de titulación, era una gran oportunidad, podría comenzar a relacionarse y tomar experiencia. Pensé que se iba a entusiasmar con la propuesta, se quedó serio, ahí me acordé: Inche primo, tenía razón, este wey es mamoncito-. Aceptó no muy entusiasmado. Bueno, pues entonces te espero mañana para comenzar con el papeleo, ve con mi asistente, ella te dará los detalles.
Con los problemas de salud de mi madre, y que yo cada vez agarraba más dinero del municipio con la excusa de un día pagarlo, me olvidé por completo del asunto ese misterioso relacionado con la casa de la cultura y “Don Cacique”, me dije: Me voy a enterar por el chavo, de seguro don Cacique lo va a buscar, cuando eso suceda si la cosa es grave, va a venir corriendo a decirme lo que pasa y de esa forma me voy a enterar, y mato dos pájaros de un tiro, yo me lavo las manos y no me relaciono con el asunto, y de seguro el morro va a querer renunciar y regresarse a Monterrey, yo cumplí mi promesa, le di trabajo.
Paso una semana y no tuve noticia alguna, todo parecía transcurrir con normalidad, el chavo estaba tomando las riendas de la casa de la cultura, parecía que a pesar de su poco interés, le estaba poniendo empeño a sus actividades como director, del asunto de Don Cacique, ni una noticia. No tenía idea de lo que después vendría.
Le empecé a tomar mucha confianza a este muchacho, lo acepté como una parte de mi equipo de trabajo, muchas veces en las juntas él intervenía con comentarios y consejos, que muchas veces tomé y puse en práctica y terminaron resultando bien, incluso lo invitaba a mi casa, lo conoció mi esposa y mis hijos, no puede dejar de notar el nerviosismo con el que mi hija la mayor lo saludó, como padre entendí que mi hija ya era casi una mujer, pero algo muy claro tenía, no podía involucrar a mi familia con mi trabajo. En un lapso de 3 meses, el chavo ya estaba bien integrado, su actitud había cambiado mucho, ya no era el serio mamón, se desenvolvía muy bien, podría decir que era un miembro importante de mi gabinete, pero había una cosa que aún me intrigaba, ninguna noticia de “Don Cacique”. Al sexto mes un día por la mañana noté a Arnulfo muy serio, con cara de asustado, los ojos un poco rojos. Arnulfo no me digas que ya volviste a tomar? No mames Arnulfo, tantos años sobrio para que los eches a perder así no mas? -Como cree Licenciado, lo que pasa es que anoche no dormí. Estuvimos en la casa de la cultura hasta muy tarde, a Don Cacique se lo ocurrió mandar traer unas muchachas de Monterrey, me llamó entrada la noche y tuve que ir por ellas, ya usted sabe que a “Don Cacique” no se le puede decir que no. -¿En la casa de la cultura?, no mames Arnulfo, como que en la Casa de la Cultura?
En putiza me fui a buscar a este cabrón, para pedirle explicaciones, al no encontrarlo ahí, me fui directo a la casa donde estaba hospedado, tampoco estaba ahí, Arnulfo me dice: Licenciado, ¿no me diga que usted no lo sabe?, ¿No me diga que no se ha dado cuenta? -Cuenta de que Arnulfo?- -El muchacho ya no vive ahí, vive en la hacienda, aquella de “Don Cacique”, y yo que usted me andaba con cuidado, mejor sosiéguese, y ya que venga este muchacho lo ve con más serenidad.
Ya decidido a despedirlo, esta iba a ser su último día como Director de la Casa de la Cultura y su última noche en el pueblo. No llegó solo, iba acompañado de gente de Don Cacique: Mira muchacho, no sé en que te metiste, pero esto se acabó. Me interrumpió uno de los hombres de don Cacique. -Aquí no se ha terminado nada, por el contrario, Don Cacique tiene muchos planes para el muchacho, apenas va comenzando, mejor váyase para su casa, y hacemos de cuenta que no pasó nada.
No me quedó de otra que hacerme de la vista gorda, voltear a otro lado, mi prioridad en ese momento era la salud de mi madre. Durante todo el año siguiente, este chavo no solo cambió su actitud, cambio totalmente su vestir, tenía largos periodos de ausencia, al cobijo de “Don Casique” vivía la vida de los excesos, fiestas, prostitutas de la mejores, alcohol, drogas, muchas drogas, Arnulfo me contaba como el chavo se metía una inmensa cantidad cocaína, mariguana, crack, todo lo que llegaba a sus manos se le metía, de monterrey cada fin de semana llegaban mujeres por encargo, presumía que como Director de la Casa de la Cultura ganaba 40 mil pesos mensuales, que para la época y el municipio ni yo los ganaba. El muchacho tenía a su cargo una asistente, el municipio no pagaba su sueldo, lo pagaba de no se donde, tenía a la muchacha encargada de realizar la tesis para su titulación. Me invitó a mi y a mi familia a acudir a su acto académico, no nos quedó de otra que ir. Vestido de toga, llegó tarde al evento, perdido, llegó sumamente drogado, alucinando a sus compañeros les ponía nombres de artistas, de futbolistas, de personalidades: -Ira ahí esta Hugo Sánchez, aahhh José José cántanos una canción. El acto académico comenzó, el maestro de la ceremonia comenzó su discurso:
JOVEN, FRENTE A TI HAY UNA PUERTA CERRADA, SOLO TIENES UNA OPORTUNIDAD PARA PASAR A TRAVÉS DE ELLA. ESA PUERTA TAL VEZ TENGA UN CANDADO, NO TENDRÁS QUE ABRIRLO A LA FUERZA, PORQUE TIENES ALGO MUY VALIOSO: CONOCIMIENTO.
LA OPORTUNIDAD TE LA HAS GANADO CON TU ESFUERZO, CON EL ESTUDIO, ÁBRELA, DEL OTRO LADO ENCONTRARÁS LA SABIDURIA, ENCONTRARÁS AL CAMINO DE LA EXPERIENCIA, LA VERDAD Y LA LIBERTAD. FELICIDADES A TODOS LOS GRADUADOS!!!
Este chavo estaba tirado en una silla al fondo del salón, perdido, como alucinando, se perdió por completo su acto académico. Arnulfo al otro día me contó que en la camioneta había hecho todo un desmadre durante el camino, traía delirios, alucinaciones, la verdad no sé porque lo llevaron, hubiera sido mejor no asistir, para él y sobre todo, para nosotros. No me pude quedar de brazos cruzados, con la ayuda de Arnulfo, lo saqué del salón, había gente de “Don Casique”, pero entendieron que no tenía caso continuar, ya estaba echado a perder, decidí llevarlo a comer algo. En el camino de regreso nos pudimos deshacer de la gente de Don Cacique, todo el camino iba aluncinando, delirando con historias, como una supuesta bruja muy vieja se convertía en ave y volaba. Decidí llevarlo a comer algo a mi casa, mi Madre nos recibió, nos preparó a todos algo de comer, un caldo de pollo, las abuelas componen toda enfermedad con caldo de pollo. Durmió en mi casa, entre alucinaciones y delirios.
Dos años habían transcurrido, el chavo ya era totalmente otro, a pesar de su corta edad parecía perdido, transformado y trastornado, un día llegó a mi oficina con su renuncia, me dijo que no podía más, me dio mucha lástima, pero se lo tuve que decir así:
-Conmigo no hay problema muchacho, te aceptaría tu renuncia, con quien tienes que ir a Renunciar es con tu verdadero patrón, anda, ve a presentarle tu renuncia a ver si te la acepta.
Regresó al otro día a trabajar, bañado, cambiado, comenzó a tomar de nuevo las riendas de la casa de cultura, le pidió al Coordinador, -que era quien realmente estuvo haciendo su trabajo durante todo ese tiempo-, la lista de pendientes. No le duro mucho el entusiasmo, al tiempo se fue del pueblo, no supimos nada más de él.
Un año después mi hija desapareció, la busqué por todas partes, hice todo lo que pude, gasté todos mis recursos, tomé todo lo que pude de las arcas del municipio, hice uso del poder que tenía como funcionario para buscarla. Descuidé por completo la salud de mi madre, en poco tiempo murió.
Arnulfo fue quien me dio la noticia, mi hija se casó con ese muchacho, el mismo que un día se ganó mi confianza y a quien hoy considero como una de las peorías porquerías en la que una persona se puede convertir, espero un día encontrarlo, espero un día recuperar a mi hija.
EDIT: El merito es para u/EscoriaGorgorita. Gracias carnal por tus hostorias
submitted by el_tarolas to mexico [link] [comments]


2018.08.23 20:15 master_x_2k Zumbido IV

Zumbido IV

Brian llegó cuando Perra y yo estábamos caminando penosamente por el campo con palas y bolsas de basura en la mano. No es la imagen que quería que él tuviera de mí, pero me alegré de verlo de todos modos.
Me limpie usando el grifo en el abrevadero de agua de los perros, pero todavía estaba cubierta de huellas sucias de las patas, manchas de hierba y la piel todavía me picaba con la sensación de que los bichos se arrastraban sobre mí. No tenía ninguna duda de que, con mi pelo mojado y el estado de mi ropa, me veía bastante espantosa.
“Hay agujeros de bala en la puerta de entrada”, Brian habló desde el otro lado de la alambrada, levantando la voz para ser escuchado sobre el torrente de ladridos. Llevaba su traje y su casco, pero tenía la visera levantada y no estaba envuelto en su oscuridad. Desde la distancia, se vería como un tipo con equipo de motocicleta.
“Tranquilos”, ordenó Perra, y los perros se callaron. Al ver lo que los otros perros estaban haciendo, los pocos que no habían aprendido el comando se detuvieron después de uno o dos ladridos más.
“Sí, dispararon sus armas unas cuantas veces”, le dije.
“Y todavía están aquí”, dijo, con leve incredulidad.
“Mi decisión”, le dijo Perra.
“Es una mala decisión”, la amonestó.
“No voy a irme.”
Brian se cruzó de brazos. “¿Es tu orgullo o testarudez digno de lastimar a esos perros?”
Ella frunció el ceño y miró a los perros.
“Lo que dijeron sobre las salchichas,” dije en voz baja, “sobre envenenar a tus perros. No podrías detenerlos a menos que estuvieras aquí todo el día, todos los días, y tal vez ni siquiera entonces.”
“Es cobarde”, Perra escupió las palabras.
“Son cobardes”, le dije. “Básicamente la definición de cualquiera que se une a un grupo de odio. Pero incluso si atacaran de forma más directa, ¿podrías manejarlo? ¿Podrías si veinte personas aparecieran con armas de fuego? ¿O si Night y Fog pasaban a las tres de la mañana, cuando estás solo tú y estos muchachos?”
“Yo puedo arreglármelas sola.”
Suspiré un poco y planté mi pala en el suelo. Tenía que pensar en una forma de convencerla. Si perdía la paciencia frente a su terquedad, ella ganaría la discusión, y todos perderíamos.
“Lo sé. ¿Pero no es mejor confiar en nosotros? ¿Para de verdad manejar esto en lugar de hacerlo sola, escondiéndote y dejando que esos cabrones tengan el poder?”
“No me estoy escondiendo”, me miró enojada. “Estoy protegiendo-”
Brian la interrumpió, “Proteger a tus perros significaría llevarlos a un lugar seguro.”
Ella sacudió su cabeza violentamente. “No. Si hago eso, los malnacidos ganan.”
“Entiendo lo que dices”, le dije. “De verdad, sé a qué te refieres. Pero nuestra prioridad número uno es protegerlos a ti y a esos perros. Una vez que nos hayamos encargado de eso, podemos enfocarnos en enfrentar cualquier amenaza.”
Ella golpeteo con sus dedos contra su muslo, mirando hacia el edificio.
“¿Vamos a encargarnos de ellos?”, Ella hizo la pregunta un desafío.
“Sí”, habló Brian. “No me gusta que estos tipos se estén mudando a esta área. No me gusta que lleguen tan lejos como para atacar a un miembro de nuestro grupo. Si no hacemos algo para responder pronto, va a lastimar nuestra reputación. Necesitamos reputación, nos protege, da a la gente razones para pensar dos veces antes de jodernos.”
Perra asintió. “Bueno.”
Brian arqueó una ceja, “¿Bueno qué?”
“Iré, y vendrán los perros.”
Él sonrió, “Bien. No creo poder saltar esta cerca sin hacer enojar a esos perros, así que me reuniré contigo en la puerta de entrada. Voy a llamar a Coil en el camino.”
“Está bien”, dije. Cuando dio vuelta para irse, yo levanté la mano en el saludo de despedida más pequeño y patético del mundo. A pesar de que estaba bastante segura de que no lo había visto, me quedé sintiéndome como una idiota por hacerlo.
Eché un vistazo a Perra, que me estaba mirando con curiosidad.
“¿Qué?”, ​​Le pregunté, sintiéndome dolorosamente consciente de mí misma.
“Él te gusta.”
“N-”, comencé. Antes continuar con mi protesta, tuve que detenerme. Perra apreciaría la franqueza y la honestidad más que cualquier otra cosa. No estaba segura de poder darme el lujo de parecer deshonesta o de tener dos caras con ella. “…Sí. Me gusta.”
Ella giró para volver a entrar. Un horrible pensamiento me golpeó en ese momento.
“¿Te...te gusta a vos?", Le pregunté.
Ella giró su cabeza para darme una mirada enojada, una que no podía leer en lo más mínimo.
“Porque si lo haces”, me apresuré a agregar, cuando comencé a caminar detrás de ella, “Oye, tú estuviste aquí primero. Me alejaré y mantendré la boca cerrada si quieres intentarlo.”
Hubo unos cinco segundos en los que estuvo muy callada. Mi pulso latía en mi garganta. ¿Por qué me importa tanto esto?
“Deberías ofrecerle dormir con él.”
“¿Y-eh, qué?” Tartamudeé. El alivio se mezcló con la vergüenza, y el abrupto cambio de tema me dejó luchando por ordenar mis pensamientos.
“Es lo que quieren los chicos. Dile que estás disponible si alguna vez quiere coger. Él lo aceptará de inmediato, o comenzará a pensar en ti como una posibilidad y aceptará tu oferta más tarde.
“Eso es- Es más complicado que eso.”
“Es complicado porque las personas hacen que sea complicado. Solo corta con las estupideces y ve por él.”
“No creo que te equivoques sobre la necesidad de tener menos expectativas, reglas y rituales en torno a las citas, estupideces, como dices, pero no creo que pueda hacer lo que sugieres.”
“Lo que sea.”
Me di cuenta, tardíamente, que ella realmente me había ofrecido un consejo. Por... luché por encontrar la palabra. Por muy mal dirigida que hubiera sido su sugerencia, especialmente con Brian, fue probablemente el gesto más evidente de buena voluntad que le había visto, junto a ella diciéndole a Armsmaster que creía que yo podía patearle el culo.
“Gracias, igualmente”, le dije. “Lo, eh, lo tendré en cuenta.”
“No me importa si lo haces.”
Cruzamos el interior del edificio y Perra abrió la puerta para dejar entrar a Brian. Por un segundo, pensé que su franqueza la llevaría a decirle a Brian abiertamente que me gustaba, pero no era el caso. Estaba más centrada en evitar que los perros más rebeldes se escabullen y evitar que ladren al visitante nuevo que en nuestra conversación.
“No puedo contactar a Coil”, nos informó Brian.
“No pude alcanzar a Lisa o Alec antes”, respondí. “¿Crees que algo está pasando?”
Él asintió con la cabeza, “Tal vez. Quédate aquí con Rachel. Voy a chequear a los demás.”
“No”, dijo Perra. “No necesito niñera, y me estoy molestando con ustedes dos estorbándome. Taylor se va contigo. Me quedaré aquí y empacaré.”
“No es una buena idea”, dijo Brian, sacudiendo la cabeza, “Si te atacan mientras tanto-”
“-Tengo a Brutus, Judas y Angelica. Me las arreglé sola durante años, me encargué de personas más duras que esos hijos de puta. Si hay problemas, corro.”
“¿Y si toman a uno de tus perros como rehén?”, Le pregunté. “¿Uno en los que aún no puedes usar tu poder?”
Una mirada oscura pasó por su rostro mientras consideraba eso. “Entonces corro... y me vengo otro día, en mis términos.”
Brian golpeó su pie durante unos segundos. “Bueno. Si hay problemas, será bueno tener a Taylor cuidándome la espalda. Si puedo comunicarme con Coil, cuando lo haga, voy a tratar de conseguirte algunos camiones y personas que los conduzcan. Mientras tanto, mantente alerta y que no te maten.”
Perra frunció el ceño, pero ella asintió.
“Taylor, deberíamos irnos. Mientras antes veamos a Lisa y Alec, mejor me sentiré”, él ya se estaba moviendo cuando terminó de hablar.
En el momento en que estábamos fuera del alcance del oído, se quitó el casco, metiéndolo debajo de un brazo, y me preguntó: “¿Qué pasó?”
Le dije, explicando todo después del punto en que Perra y yo escuchamos el alboroto que estaban causando el hombre botella y su pandilla.
“Es curioso que sea Kaiser quien tenga problemas para controlar a su gente”, reflexionó Brian, cuando terminé.
Me preguntaba si todavía estaba adolorido por lo que Kaiser había dicho en la reunión.
“Coil aumentó la presión en el momento en que se rompió la tregua contra los ABB. Me sorprendería si Kaiser no tuviera las manos llenas con eso”, respondí.
“¿Lo estás defendiendo?”
No era frecuente que me sintiera muy consciente de la diferencia en los colores de nuestra piel, pero que me preguntaran si estaba inventando excusas para el supervillano de la supremacía blanca era uno de esos momentos.
“No quiero subestimarlo, es todo”, le dije.
Brian suspiró, “Sí. Quizás tengas razón. Pero Kaiser estaba dispuesto a exigir una indemnización por el ataque a su círculo de pelea de perros, y estoy más que dispuesto a hacer lo mismo por este ataque de sus skinheads, si llega a eso.”
“Ambos eventos tienen algo sustancial que ver con Perra”, noté.
“Soy consciente de ese hecho”, me dijo, frunciendo el ceño. “Ella es útil, ella es un recurso valioso para el equipo, pero viene con algunos problemas. Ya lo solucionamos en el pasado, lo solucionaremos en el futuro.”
“Claro.”
“¿Como estaba ella? ¿Alguna pelea?”
“Nada serio. No, en verdad estuvo bastante bien. Incluso podría hacerlo de nuevo, si ella me deja.”
“De verdad”, respondió, con escepticismo claro en su tono.
“De Verdad.”
“¿Qué cambió?”
“Estoy descifrándola, creo. Como opera, come piensa.”
“Llevo diez meses en el mismo equipo con ella, y ni siquiera he estado cerca de entender cómo piensa. Normalmente puedo evitar que vaya demasiado lejos o lastime a alguien, mantenerla en línea y hacer que siga las instrucciones, pero todavía no he tenido una conversación con ella que no haga que quiera golpearme la cabeza contra la pared.”
“Ese podría ser el problema. Estás a cargo, te admira, te respeta, pero...” Hice una pausa. ¿Cómo podría decir esto sin entrar en los detalles de su modo de pensar? “...Pero tu eres una especie de figura de autoridad en nuestro grupo, y su personalidad exige que desafié la autoridad. Especialmente cuando está insegura.”
Brian consideró eso. Con una nota de aprobación en su voz, él comentó: “Le estás poniendo bastante empeño.”
“Creo que te sería mucho más fácil manejarla si tomas un papel de liderazgo oficial en nuestro grupo. No solo ser el líder por defecto, sino tomar el puesto. Si no te sientes cómodo con eso, o si piensas que los demás te lo harán demasiado difícil, bueno, probablemente se sentirá más cómoda si confía en ti como alguien a cargo con el tiempo, mientras demuestras que puedes manejarlo.”
“Han pasado diez meses, ¿cuánto tiempo necesita?”
“¿Y ella ha tenido cuántos años, sin padres, maestros, jefes? Quiero decir, incluso cuando tenía padres adoptivos, no creo que fuera todo rayos de sol y arco iris, ¿sabes?”
Se frotó la barbilla. “…Sí.”
“Dime que no ha mejorado al menos un poco en el transcurso de esos diez meses.”
“Ligeramente.”
“Ahí lo tienes. Solo mejorará de aquí en adelante.”
Él me ofreció un gruñido derrotado en respuesta.
Brian caminaba a grandes zancadas, y tenía piernas largas, lo que me obligó a hacer pequeños trotes para mantener el ritmo. No era agotador, estaba en forma lo suficiente para correr, pero era vergonzoso sentirme como un niño pequeño tratando de mantener el ritmo de un adulto.
De cualquier manera, hicimos buen tiempo para volver al departamento.
Brian se llevó el dedo a los labios mientras se ponía el casco y bajaba la visera, emanando su oscuridad para ocultar el disfraz. Hice una mueca y traje bichos para cubrir mi rostro, llamando más desde el área para formar el comienzo de un enjambre. Brian - Grue ahora - extendió la mano y cubrió la puerta principal del departamento en la oscuridad, luego la abrió sin el más mínimo crujido o chillido. Antes de que subiéramos las escaleras de metal que conducían al segundo piso, él las cubrió con una capa de su poder para hacer que nuestros pasos fueran completamente silenciosos.
No anticipé la escena en la sala de estar del departamento.
La TV estaba encendida, mostrando anuncios. Alec yacía en el sofá, con los pies sobre la mesa de café, una comida en su regazo. Lisa estaba sentada en el otro sofá, la computadora portátil apoyada en sus piernas, un teléfono en su oreja. Giró la cabeza mientras subíamos las escaleras, nos dirigió una mirada extraña y luego volvió su atención a su computadora portátil.
“¿Por qué carajos no están contestando sus teléfonos?” Grue levantó su voz espeluznante. Levantó su visor y desterró la oscuridad a su alrededor.
Lisa frunció el ceño y levantó un dedo. Ella continuó hablando por teléfono, “-no estoy de acuerdo con esto, y si me lo hubieras preguntado, habría dicho que no deberías hacerlo. No, sí, creo que es una medida efectiva.”
Señaló la computadora portátil, y di un paso adelante, moviendo los bichos de mi cara y hacia el centro de mi espalda, donde estarían presentes, pero no en el camino, descansando sobre la tela en lugar de sobre la piel. Miré a la pantalla.
“Mi problema es que no son solo ellos. Son sus familias”, dijo Lisa por teléfono. “Regla implícita[1], no se jode con la familia de una capa.”
Leí el contenido del correo electrónico que ella tenía abierto. Sentí una bola de terror asentarse en la boca del estómago. Me incliné sobre el respaldo del sofá y le puse una mano en el hombro para estabilizarme mientras bajaba la mano para presionar la tecla de avanzar página en la computadora portátil. Leí más del correo electrónico y luego presioné el botón otra vez para desplazarme hacia abajo otra vez.
Cuando leí lo suficiente de la página para verificar mis sospechas, presioné la tecla de inicio para regresar a la parte superior de la página. Comprobé quién más había recibido el correo electrónico y la hora en que lo enviaron.
“Carajo”, murmuré. “¡Mierda!”
Lisa me miró, frunció el ceño y luego habló con la persona que estaba al otro lado del teléfono. “¿Podemos terminar de discutir esto más tarde? Tengo que hablar con mi equipo sobre esto. Kay. Luego.”
El correo electrónico era una lista. En la parte superior de la lista estaba Kaiser. Después de su entrada estaban sus lugartenientes, Purity, Hookwolf y Krieg, y el resto de los miembros del Imperio Ochenta y Ocho. Ni siquiera estaba limitado a personas con poderes, señalando a algunos capitanes sin poderes e incluso a algunos de los lacayos de bajo nivel.
La lista incluye imágenes y texto. Debajo de cada uno de los nombres de los villanos había un bloque completo de datos, señalando sus nombres civiles completos, profesiones, direcciones, números de teléfono, las fechas en que se mudaron a la ciudad y las primeras apariciones de sus identidades de traje en Brockton Bay. Había imágenes de ellos en traje emparejado con imágenes de sus supuestas identidades civiles, más o menos igualadas en ángulo y tamaño para facilitar la comparación. La mayoría de las entradas tenían archivos zip adjuntos, sin duda con más datos y evidencia.
Kaiser. Max Anders, presidente y director ejecutivo de Medhall Corporation, una compañía farmacéutica con sede en Brockton Bay. Padre de un Theodore Richard Anders y una Aster Klara Anders. Dos veces divorciado, actualmente vive en un piso en el centro de la ciudad. Conduce un BMW negro. Originario de Brockton Bay, hijo de Richard Anders. Richard Anders, según el correo electrónico, era Allfather, el fundador de Imperio Ochenta y Ocho. Según las imágenes, era evidente cómo la armadura se ajustaba a su rostro y cuerpo, y que tanto Kaiser como Max Anders tenían la misma altura y el mismo tipo de cuerpo.
También había otras imágenes, que mostraban a Max Anders con una hermosa rubia de veintitantos años, y Max Anders con una mujer de pelo castaño mayor en una cafetería, con la mesa llena de lo que parecía ser papeleo. Me desplacé hacia abajo para confirmar mis sospechas, la rubia apareció en otra foto con su hermana gemela. Fenja y Menja.
La mujer de pelo castaño era Purity, según el correo electrónico. Mucho más recatada de lo que podría haber pensado, dada la gran presencia que tenía de traje. Nombre real, Kayden Anders. Decoradora de interiores. Madre soltera de una tal Aster Anders. Purity fue promovida al segundo al mando de Kaiser en la misma semana en que Kayden Russel tomó la mano de Max en matrimonio para convertirse en Kayden Anders. Su separación se produjo en el mismo período de tiempo que Purity dejó el Imperio Ochenta y Ocho para, aparentemente, hacer las cosas por su cuenta. Pequeñas citas apuntaban a archivos aparentemente en el archivo zip adjunto.
Se alegaba que Krieg era James Fliescher. Jefe de una cadena de farmacias, a su vez conectado a Medhall. Padre de tres, casado. Según las notas en su bloque de información, se tomó unas vacaciones dos veces al año con su familia. El correo electrónico indicaba que el archivo comprimido tenía copias de correos electrónicos entre compañías donde les había dicho a sus compañeros de trabajo que había ido a lugares como América del Sur o París, y los registros de vuelo mostraban que estaba mintiendo. Él siempre fue a Londres. Dos veces al año, cada año, durante casi veinte años. Ni una sola vez, durante estos viajes, se había visto a Krieg en Brockton Bay.
La lista continuaba, y continuaba.
Cada pieza de información conectada a otras. Incluso la información sobre los soldados rasos como los que conocí anteriormente con el negocio de Kaiser, muestra cómo fueron empleados como empleados de bajo nivel de Medhall y sus negocios derivados. Parecía que todos tenían antecedentes penales, excepto las personas arriba de todo.
En resumen, era lo suficientemente amplio como para tomar un tipo especial de ignorancia voluntaria para no comprar lo que el correo electrónico estaba vendiendo.
El correo electrónico había sido enviado no solo a Lisa, sino al Brockton Bay Bulletin, a media docena de otras estaciones de noticias locales y a varias nacionales. Todos los que importaban y algunos que no.
El correo electrónico había sido enviado a la 1:27 pm esta tarde. Hace menos de una hora. Esas eran las verdaderas malas noticias.
“¿Coil hizo esto?” Murmuré.
Lisa asintió, con fuerza, “Síp.”
“Con tu ayuda, supongo.”
“Solo un poco. Me preguntó algunas veces, que le ofreciera mis pensamientos sobre algunas cosas, ponerlo en el camino correcto, eliminar posibilidades. No pensé que llegaría tan lejos, o que iría tan lejos. Una vez que lo puse en el camino correcto, aparentemente usó investigadores privados y hackers para desenterrar el resto de esto y obtener la evidencia fotográfica.”
“Carajo”, murmuré.
“No estoy de acuerdo con esto”, dijo. “Está cruzando una línea. No se trata solo de meterse con el enemigo, va a haber un montón de daños colaterales.”
“¿Por qué no contestaste tu teléfono?” Brian cambió de tema.
Ella parpadeó un par de veces, sorprendida, "Mi teléfono estaba casi sin carga, así que agarré uno desechable nuevo para hablar con el jefe. No quería usar el teléfono con el resto de la información de contacto de ustedes, solo para estar seguros. Alec estuvo conmigo todo el tiempo. Debería haber recibido llamadas.”
“Revisa tu teléfono, Alec”, dijo Brian, brusco.
Alec lo hizo. Sus ojos se abrieron, “Oh mierda.”
“Parte de ser miembro de este equipo es estar de guardia si te necesitamos. Lo juro,” Brian gruñó a Alec, “voy a patearte el culo tan fuerte-”
Lisa miró de Brian a Alec hacia mí, “Algo sucedió. ¿Hay alguien herido?”
“Sí, algo pasó, no, nadie está herido. Eso realmente no es lo que me preocupa”, le dije. Señalé la pantalla, “¿Coil planeó esto? ¿Es esto un plan suyo? ¿Usando su poder? ¿Usar su manipulación del destino o lo que sea para crear una coincidencia general, ponernos en una mala posición y obligarnos a unirnos a él?”
Lisa negó con la cabeza con fuerza, “No percibí nada parecido a eso, y no es así como funciona su poder. Además, esperaba que estuviéramos de acuerdo de todos modos. Él no pondría en peligro eso con un truco como este. Es demasiado crudo.”
“Así que fue solo él atacando al Imperio Ochenta y Ocho en un nuevo frente, y una maldita mala coincidencia para nosotros”, dije, tanto a mí misma como a cualquier otra persona.
“¿Qué está pasando?”, Preguntó Alec.
Inhalé profundamente e intenté explicar qué tan mala era la situación. “Coil acaba de hacer una gran jugada contra el Imperio, y parece que fue anónimo. Perra y yo peleamos con algunos de sus subordinados casi al mismo tiempo.”
“Yo no-” comenzó Alec.
“Míralo de esta manera”, interrumpí, “Kaiser y cada uno de sus veintiún lacayos superpoderosos van a estar lo suficientemente enojados como para querer matar a alguien, después de que Coil fue y puso sus vidas de cabeza. Kaiser y su gente saben quiénes somos, de nuestra cooperación contra los ABB. Específicamente, ellos saben quién es Lisa. Entonces, ¿a quién van a culpar por esto, si no al grupo con el que su gente estaba luchando esta misma tarde, el grupo con la muy talentosa recopiladora de información en sus filas?”
“Oh.” Alec dijo. “Mierda.”
“Exactamente.”
[1] Código Implícito: Las Unspoken rules o más “oficialmente” conocidas como Unwritten rules son reglas que tiene la comunidad de capas sobre como se comportan, no es un acuerdo formal, por eso las palabras unspoken=implícitas, sin mencionar, y unwritten=orales, sin escribir, tácitas. Aunque no son leyes formales el código tácito es respetado tanto por héroes como villanos.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


CONSEJOS AL HABLAR CON UNA CHICA Increíble Abridor De Conversación Para Abordar Mujeres Durante El Día LO QUE NUNCA DEBES DECIR EN TU PRIMERA CITA, Consejos, Hombres y mujeres Consejos sobre relaciones de parejas - YouTube Mensajes Para Conquistar A una Mujer - Tips Para Conquistar A una Mujer como seducir una mujer - como tener sexo en la primer cita CONQUISTAR MUJERES  Experto En Conversación  HABLAR BIEN - Como Hablar Bien Con Una Mujer 5 Temas De Conversación Que EXCITAN A Una Mujer - Dile ...

11 mejores imágenes de Consejos para la primera cita en ...

  1. CONSEJOS AL HABLAR CON UNA CHICA
  2. Increíble Abridor De Conversación Para Abordar Mujeres Durante El Día
  3. LO QUE NUNCA DEBES DECIR EN TU PRIMERA CITA, Consejos, Hombres y mujeres
  4. Consejos sobre relaciones de parejas - YouTube
  5. Mensajes Para Conquistar A una Mujer - Tips Para Conquistar A una Mujer
  6. como seducir una mujer - como tener sexo en la primer cita
  7. CONQUISTAR MUJERES Experto En Conversación HABLAR BIEN - Como Hablar Bien Con Una Mujer
  8. 5 Temas De Conversación Que EXCITAN A Una Mujer - Dile ...
  9. Conversaciones Para Una Primera Cita

NUEVO LIBRO GRATIS: https://secretogratis.com - haz que una mujer te desee ENTRENA 30 DÍAS Y CONVIÉRTETE EN UN CRACK EN EL AMOR: https://gruposecreto.com - a... Hola, me llamo Alex Coulson y en este video podrás ver algunos de los consejos que tengo para todos los hombres interesados en mejorar su vida de citas. Cuando tratas de abordar a una mujer, los ... De Que Hablar En La Primera Cita - Primera Cita Que Hacer 20 Tips Para La Cita Perfecta - Duration: 14:09. Andres Orraca - Como Conquistar A Una Mujer 43,578 views 14:09 Los consejos te ayudará a convertirte en un experto de la conversación con las mujeres. Vas a aprender qué decir exactamente en las diferentes situaciones con una chica hasta conquistarla! 100% ... Aprende todo lo que No debes decir en tu primera cita, y aseguráte un segundo encuentro con la persona que te gusta. En este video con audio, descubrirás que debes evitar para conseguir el éxito. Tambien aprenderas consejos para como tener sexo en la primer cita con una mujer que acabas de conocer. ... Temas de conversación para hablar con una mujer que quieres conquistar - Duration: ... Consejos de hombres y mujeres para tener relaciones de éxitos: todo lo que necesitas saber desde los primeros encuentros hasta volver a estar soltero o solte... frases de conquistar conquistar a una mujer frases para conquistar como enamorar a una mujer como seducir a una mujer frases para conquistar mujeres, mensajes de texto para conquistar a una mujer ... Consejos al hablar con una chica: si sientes que a veces te quedas cortado o en blanco y quieres tener algunos consejos a la hora de hablar con una chica, en este vídeo encontrarás consejos para ...